El Refugio para personas en situación de calle en Ovalle ha sido un éxito.

Hasta la fecha más de 60 personas, en esta condición, han sido beneficiarias del recinto que se habilitó en el gimnasio La Bombonera, gracias a un trabajo conjunto entre el municipio de Ovalle, la seremía de Desarrollo Social y la gobernación del Limarí y que ha permitido que los usuarios tengan un lugar cómodo para pernoctar y protegerse durante las noches.   

Un positivo balance arrojó el funcionamiento del refugio que se habilitó en la Bombonera Municipal, para darle cobijo y cuidados a quienes viven, actualmente, en situación de calle en Ovalle. Esta iniciativa se logró, gracias al trabajo conjunto entre el municipio local, la seremía de Desarrollo Social y la gobernación del Limarí y ha permitido la atención de más de 60 personas, desde su apertura.  

Recordemos, que el lugar, que tiene una capacidad para 50 personas, se acondicionó con una carpa térmica, además de camarotes y ropa de cama. Asimismo, los usuarios tienen a su disposición duchas, camarines y servicios higiénicos bien acondicionados.

Quienes quieran ocupar estas dependencias podrán ingresar de lunes a domingo de 18 a 20 horas y deberán desocuparla entre las 8 y 10 de la mañana del día siguiente, para realizar labores de limpieza y sanitización.  

“Ha sido muy importante el funcionamiento del refugio, porque varias personas en situación de calle han encontrado un lugar para protegerse de las bajas temperaturas de la noche. Se les ha brindado una buena atención, entregándole alimentos, cuidados de salud, artículos de aseo para su autocuidado diario y hace unos días fueron parte de un operativo de peluquería” indicó el alcalde de Ovalle, Claudio Rentería.

Al respecto, el gobernador del Limarí, Iván Espinoza sostuvo que el refugio “ha entregado un alivio en las noches de invierno a más 60 personas. Ha sido un trabajo coordinado entre la Gobernación, el Municipio y la SEREMI de Desarrollo Social que permitido mejorar la calidad de vida de personas en situación de calle. La experiencia ha sido positiva y nos alegra poder contribuir con un lugar seguro para los usuarios, especialmente por el contexto que vivimos a causa de la pandemia donde el resguardo de la salud es más importante que nunca”.

Al momento de la entregada, cada usuario debe someterse a un control con el fin de verificar si presenta algún tipo de síntoma asociado al Covid-19. Además, se exige estrictamente un buen comportamiento, el uso de mascarilla y el distanciamiento social apropiado y no se permite el consumo de alcohol al interior del recinto.