«Segunda vida»: el convenio que busca recuperar 4.500 toneladas de redes de pesca en desuso

La iniciativa busca reducir la huella de carbono de las empresas productoras y está siendo impulsada por ALPESCAS y la empresa norteamericana, BUREO Inc. 

Las llamadas «redes fantasmas» se han transformado en un enemigo silencioso del ecosistema marino, siendo cientos de miles las toneladas que año a año van a parar al océano. Esta es la problemática a la que responde el convenio «Segunda Vida», firmado recientemente por la Alianza Latinoamérica para la Pesca Sustentable y la Seguridad Alimentaria (ALPESCAS) y la empresa norteamericana, BUREO Inc. Estos últimos, dedicados hace más de 8 años al reciclaje y revalorización de las redes, las cuales, luego de procesos tecnológicos, son transformadas en una amplia variedad de productos, como anteojos de sol, tablas de skate, viseras para jockeys, juegos de mesa, entre otros.

El convenio sostiene que ambas entidades colaborarán en diversas acciones que ayuden a reducir el impacto en la huella de carbono de los países y sus empresas asociadas a ALPESCAS, traspasando las redes en desuso a BUREO Inc., quienes podrán reciclarlas y transformarlas en una nueva materia prima, en otras palabras, dándole una segunda vida.

Osciel Velásquez, presidente del ALPESCAS, Transforma MÁSMAR y SONAPESCA, indicó que “la importancia de este acuerdo es que nació aquí, en la Región de Coquimbo. Partimos cuando llegaron los socios de BUREO Inc. con un programa que buscaba recuperar las redes en desuso. Esta es una industria que se está transformando, el destino de estas redes cada vez era más complejo y ellos vieron en estos desechos técnicos una oportunidad de negocio. Todo esto comenzó en Coquimbo, luego se prolongó a todo Chile y finalmente a todo ALPESCAS”.

Ben Kneppers, gerente general de BUREO Inc., señaló que “para nosotros es muy importante este convenido, debido a que, luego de ocho años, ya logramos desarrollar la tecnología necesaria para poder transformar las redes en desuso en productos innovadores. Actualmente, estamos en búsqueda de ampliar nuestra captación de redes y gracias al acuerdo con ALPESCAS, podemos llegar a toda América Latina y así hacer posible esta solución positiva para los océanos. Este es un ejemplo para el mundo entero”.

Gregorio Rodríguez, director de Corfo Coquimbo, valoró la iniciativa y añadió que “este convenio es de un valor tremendo y se ajusta completamente a la visión que debemos tener de una pesca sustentable y responsable de sus residuos. Esta empresa tiene una amplia experiencia en la transformación de los residuos en nuevos productos y desde Corfo y Transforma MÁSMAR apoyaremos para que esto se pueda extender a otras actividades productivas”.

Concretamente, el convenio busca aportar 1.500 toneladas por año, 4.500 en total por sus 3 años de duración, reduciendo considerablemente la huella de carbono de las empresas productoras, llevando a la práctica la economía circular dentro de las empresas pesqueras y acuícolas de los países asociados.

Guillermo Molina, gerente de Transforma MÁSMAR y director del Comité de Economía Circular de ALPESCAS, explicó que “la importancia del convenio tiene que ver con la coordinación de 10 países latinoamericanos, socios de ALPESCAS, buscando un objetivo único que tiene que ver con recuperar redes de pesca en desuso y transformarla en nuevos productos. Es un gran desafío, que junto a BUREO Inc., quienes se dedican al reciclaje de estas redes, se ha traducido en un convenio con roles muy definidos: los países, a través de sus cámaras de pesca van a entregar redes y BUREO Inc. las va a transformar en nuevos productos que evitarán emisiones de huella de carbono y la llegada de estas redes al mar. No conozco otra iniciativa que agrupe a todo un continente en post de este objetivo de eliminar redes fantasmas y aportar concretamente a la economía circular de la industria pesquera y de todo el planeta”.

El programa Transforma MÁSMAR, apoyado por Corfo, respaldó la iniciativa desde sus inicios, esto debido a uno de sus objetivos estratégicos que tienen que ver con la economía circular y la transformación de la industria pesquera y acuícola hacia una actividad más sustentable.

De esta manera, la iniciativa se vuelve inédita al contemplar un acuerdo enfocado en esta temática, con un amplio alcance internacional, en razón de que ALPESCAS está integrado por diez países latinoamericanos: Argentina, Uruguay, Brasil, México, Costa Rica, El Salvador, Colombia, Ecuador, Perú y Chile.