Taller sensorial y de maridaje reunió a productores caprinos y empresarios gastronómicos en La Serena

La actividad fue organizada por el Programa Territorial Integrado (PTI) Caprino de Corfo y se llevó a cabo en el restaurante Santorini, ubicado en la Avenida del Mar, en La Serena.

Un novedoso taller sensorial y de maridaje gastronómico fue realizado a manos de Pascual Ibáñez, sommelier español y fundador de La Escuela de los Sentidos. La actividad se enfocó en derivados caprinos y tuvo por finalidad presentar los productos, tanto lácteos como cárnicos, ante los chefs de los distintos restaurantes de la Avenida del Mar, vinculados al proyecto asociativo Barrio del Mar, con el objetivo final que estos puedan ser incluidos de forma permanente en su oferta gastronómica.

Para esto, se contó con la participación de los productores de la fábrica de carne Catahueche de Canela Baja, quienes recientemente inauguraron sus instalaciones con un catálogo de productos que consiste en carne desmechada, hamburguesas y el cual se espera ampliar con longanizas, chorizos, costillares ahumados, entre otros.

En este sentido, Daniel Contreras, director del Centro Agropecuario Catahueche de Canela Baja, indicó que “esta ha sido una maravillosa oportunidad de traer productos, los cuales se están elaborando en el campo, hasta aquí directamente con los chefs. Estoy muy contento del recibimiento que tuvieron los productos, los encontraron muy sabrosos, ricos para trabajar y eso nos deja tranquilos de que lo que estamos haciendo va por buen camino. En cuanto al avance de la fábrica y del centro agropecuario, en general, vienen meses muy importantes, ya que ya contamos con todos los insumos y permisos necesarios, solo queda consolidar este gran proyecto”.

Y es que a través del Programa Territorial Integrado Caprino de Corfo también se desarrollaron “capacitaciones en elaboración de distintos tipos de quesos, frescos y maduros, herramientas de gestión empresarial y comercial, pruebas sensoriales, desarrollo de productos con agregación de valor y determinación de contenidos nutricionales”, señaló el Director Regional de Corfo Gregorio Rodríguez, añadiendo que “parte de ese resultado es lo que estamos mostrando en este taller que, a modo general, representa parte de los esfuerzos que actualmente se realizan para hacer crecer la matriz alimentaria de nuestra región y nuestro país”.

Tal como se indicó anteriormente, la actividad contó con la presencia de chefs de distintos restaurantes de la Bahía de Coquimbo, quienes están vinculados entre sí, mediante el proyecto asociativo Barrio del Mar. En este sentido, su gerente, María Antonieta Zúñiga, explicó que “estas instancias son muy valiosas, tanto para los productores como para los empresarios gastronómicos, ya que se establecen vínculos. Para los 18 empresarios asociados a Barrio del Mar, el valor patrimonial que tiene el producto caprino es tremendo. Esperamos con esto, ir incorporándolos en nuestra oferta gastronómica, lo que contribuirá en gran manera a reforzar esta identidad local, la cual debe reflejarse en nuestros platos”.

Por su parte, Pascual Ibáñez, sommelier y fundador de la Escuela de los Sentidos, expresó que “estas iniciativas son necesarias para hacerles entender que esta región cuenta con productos únicos. Cabras hay en todos lados, pero las condiciones climáticas, las condiciones edafológicas, la historia, la tradición, la receta, etc., dan un sabor característico de este lugar que es irrepetible. Eso quiere decir que en ningún otro lugar del mundo se podrá probar un queso de cabra, una carne o un producto, como los que están hechos aquí. Es por eso que hay que fortalecer la identidad gastronómica y cultural de la región, y algo que aporta a aquello, sin dudas, es la asociatividad”.

Esta actividad fue realizada como una de las últimas que realiza el Programa Territorial Integrado (PTI) Caprino de Corfo, una iniciativa que, tras 3 años de existencia, está llegando a su fin. Este programa tuvo un alcance regional, concentrándose en Monte Patria, Illapel, Canela y Combarbalá, entre otras comunas, y contando con un cofinanciamiento del Gobierno Regional, a través del Programa de Zonas Rezagadas.

En este sentido, la gestora del PTI Caprino, Ingrid Haselbauer, señaló que “la actividad resultó como la habíamos proyectado. Quedamos muy contentos porque los productores se vincularan con sus potenciales compradores y lo hicieran de forma profesional, mediante una asesoría brindada por el sommelier, Pascual Ibáñez, quien los ayudó a entender el producto y cuáles son sus beneficios. Además, sabemos que la actividad caprina es una actividad ancestral en la región, por lo que esto les brindará identidad a ellos, como restaurantes”.

Finalmente, Emilio Contador, coordinador del Programa de Zonas Rezagadas de la Región de Coquimbo, enfatizó en que “esta actividad y en general todo el Programa Territorial Integrado Caprino ha sido un éxito. Se han levantado actividades muy enriquecedoras, en diversos ámbitos de formación y esperamos seguir trabajando, junto a Corfo y junto a este grupo de emprendedores caprinos que son parte de la cultura de nuestra región. Los productos son tremendamente nobles y versátiles y es necesario que este tipo de actividades se realicen para que formen parte de la oferta gastronómica de un sector turísticamente tan importante, como la Avenida del Mar”.